Shelley

SHELLEY,    PRECURSOR  DEL  VEGETARIANISMO

PercyByshe çshelley (1792-1822) es considerado como el mejor poeta inglés de todos los tiempos. Según la enciclopedia Sopena: “uno de los más profundos representantes del espíritu romántico de Inglaterra”. En toda su obra expone su aspiración hacia un mundo ideal de belleza y bondad.

Pero Shelley, además de poeta fue un destacado precursor del vegetarianismo. Hogg, el mejor amigo de Shelley, declaró que no podía recordar exactamente cual fue el motivo por el que se hizo vegetariano a los 20 años. Es posible que se debiera a la lectura de autores antiguos como Plutarco, Ovidio, Horacio, Platón y Hesiodo los cuales añoraban la Edad Dorada en la que ningún hombre no comía carne.

John Frank Newton (no confundir con Isaac Newton), amigo de Shelley acude al Dr. Lambe y se cura con alimentación vegetal y en 1811 publica el libro Retorno a la Naturaleza o Defensa del Régimen Vegetal, en el que expone su propia curación. Shelley y Newton asisten en Londres a reuniones que se celebran en la casa de Harriet de Boinville y donde se hablaba de dietética y de temas afines y estas reuniones son precursoras de la primera asociación vegetariana del mundo que se crearía en Manchester el 30 de septiembre de 1847 y por esas fechas aparecería también la palabra “vegetarianismo”. Esas reuniones quedaron plasmadas por Thomas Love Peacock en su novela Headlong Hall, pero no son tratadas de forma respetuosa, sino que es una sátira.

            Shelley se enamoró de Cornelia, hija de Harriet de Boinville, que además de ser estricta vegetariana y una belleza, era intelectualmente brillante y le enseñó a Shelley a leer a Petrarca en italiano

            Su primera esposa fue Harriet Wesbrooke, en un carta que dirige a la señora Hotchmer, dice: “Usted no sabe que hemos renunciado a la carne y adoptado el sistema pitagórico… estamos encantados con él, y creo que es la mejor cosa del mundo.”

            A los 21 años Shelley publica La Reina Mab que que es un largo poema filofófico en el que expone su ateísmo, radicalismo, feminismo y dioeta vegetal. Shelley añadió a La Reina Mab un ensayo que tituló Una reivindicación de la Dieta Natural, que también fue publicado en 1813 en forma de panfleto. Este ensayo está infuiido por el Retorno a la Naturaleza o Defensa del Régimen Natural, de su amigo John Frank Newton, ya nombrado. Shelley toma la idea de Newton de tratar el mito de Prometeo como una alegoría a la dieta vegetal. En esta obra Prometeo (que representa a la humanidad) desata la ira de Júpiter (la Naturaleza) por usar el fuego para convertir la carne de los animales, que es maloliente y de mal sabor cuando está  cruda, en un sustancia comestible a través del proceso de la cocción. De este modo, según Shelley, el buitre que Júpiter envía a modo de castigo de enfermedad, en el que el hombre ha caído, como resultado de haber aprendido a cocinar y a comer carne.

            Newtoniana también es la idea de que la “fruta prohibida” con la que Adán y Eva ensuciaron sus labios era la carne.

            Shelley, además de traducir a escritores griegos y latinos, se interesó por la ciencia pues tenía un microscopio y en sus cuartos de estudiante de Eton y Oxford había material químico y eléctrico para experimentos como tubos de ensayo, baterías voltaicas y un generador manual. Y estas ansias de Shelley de saberlo todo le conduce a que, además de exponer argumentos éticos de respeto a los animales, exponga argumentos científicos y económicos.

            En un viaje en barca le sorprende una tempestad y muere ahogado a los 30 años. Su íntimo amigo lord Byron asistió a la incineración de su cadáver.

            Por último veamos algo de lo que dijo sobre alimentación:

            1 - “El hombre no se parece a ningún animal carnívoro. No hay excepción. El orangután es el más antropomorfo de las especies de monos, de los cuales todos son estrictamente frugívoros.”

            2 - “La cantidad de materia vegetal nutritiva que se usa para engordar a un buey, permitiría diez veces el sustento no depravado e incapaz de generar enfermedades, sin se recalentara inmediatamente del seno de la tierra. Las regiones más fértiles del globo habitable son cultivadas actualmente para los animales, con un retraso y derroche de alimentos absolutamente incapaz de calcularse. Sólo la riqueza puede, en cierto grado, incluso ahora, el antojo antinatural por la carne muerta y ellos pagan la mayor licencia del privilegio con la sujeción a enfermedades.”

            3 – “Por lo más sagrado que existe en esta vida, que examinen imparcialmente las teorías de la alimentación vegetal.”

            4 - “La Anatomía Comparada nos muestra que el hombre se parece a los animales frugívoros y no tiene nada de los carnívoros, ni garras para destrozar a la presa ni dientes acerrados para desgarrar las carnes. Un mandarín de primera clase, con uñas de dos pulgadas de largo, no podría despedazar una liebre. Los subterfugios de la glotonería degradan al toro y lo convierten en buey, y para que la carne no repugne al paladar es preciso aderezarla con mil artificios culinarios… Aconsejo a cuantos aspiren a la dicha de la vida que prueben lealmente la dieta vegetal. A pesar de las excelencias de este régimen, sólo puede esperarse de los hombres de claro entendimiento el gran sacrificio de sus apetitos y prejuicios, pues las gentes rutinarias y de cortos alcances, víctimas de la enfermedad, prefieren aliviar sus dolores con medicamentos, a prevenirlos y curarlos mediante un acertado régimen dietético.”

            5 - “El aparato digestivo del hombre está hecho solamente para los alimentos vegetales.”

¿Omnívoro o vegetariano?Padres de la IglesiaVegetarianismo en China, siglo XVIPitágorasPlutarcoCentenario vegetarianoShelleyAlcottBenthamBesantBossuetGaudíGrahamMicheletPopeHenry SaltBernard ShawSchopenhauerSimón RodríguezThoreauLeón TolstoiVoltaireGreenpeace y el vegetarianismoMédicos y vegetarianismo