Henry Salt

HENRY  SALT

            Henry Salt (1851-1939) fue escritor, periodista y divulgador del vegetarianismo en Gran Bretaña.

            Salt admiraba a Shelley y tradujo La Nube a verso latino. Salt, como Shelley, estudió en Eton y en Oxford, fue socialista, ateo y vegetariano y se llevó mal con su padre, que no fue nada de eso.

            En el primer año de Salt en Oxford, gana la medalla de oro por un epigrama griego y se gradúa con matrícula de honor. Su extraordinario expediente académico origina que fuese invitado a Eton para dar clases.

            En Eton destaca por ser vegetariano y por oponerse a la cacería de la liebre y del zorro. Esto origina que no fuera comprendido ni por los demás profesores ni por los alumnos. Sin embargo, y sorprendentemente, varios de ellos, incluso algunos que ridiculizaban a Salt por su vegetarianismo, más tarde se hicieron vegetarianos, como Edward Lyttelton, que fue nombrado el primer director vegetariano de Eton y esto origina que los viejos “etonianos” exclamaran escandalizados “¿A dónde va a parar Eton?”. Sobre este tema escribió Salt en su autobiografía Seventy Yearts Among Savages:

            “Un vegetariano era, por supuesto, considerado como un completo lunático en el Eton de aquellos días. Veinticinco años más tarde Eton tenía en el Dr. Edward Lyttelton a un director vegetariano, habiendo sido asistente allí en la década de 1880. “¡Qué poco pensaba” –me escribió- “cuando solíamos tomarte el pelo sobre las coles que, esto llegara a ser  así!”

            Salt, más que trabajar como profesor, quería dedicar todo su tiempo a escribir, pero era consciente de que su medio de vida era la enseñanza. Sin embargo, llega a sus manos el libro Walden, or Life on the Woods, de Henry David Thoreau en el que el autor expone que uno puede llevar una vida más plena disminuyendo las posesiones materiales y simplificando la vida. La lectura de este libro impresiona a Salt y decide llevarlo a la práctica. Ahorra dinero y con su esposa Kate abandona a los “caníbales con birrete de toga”, como Salt chistosamente denomina a sus colegas de Eton y se retira a las colinas de Surrey, cerca de Tilford, estableciéndose en una antigua casa de campo de trabajadores, sobre una pequeña parcela de tierra. Allí coloca un espantapájaros que lo cubre con su birrete de Eton y sujeta las vides a la pared cortando tiras de su toga.

            Que un profesor de Eton pusiera en práctica las enseñanzas de Thoreau abandonando la docencia para ir a vivir frugalmente al campo escandaliza a los viejos estonianos y es noticia muy comentada en la prensa inglesa. Algunos periódicos predicen que el ejemplo de Salt será seguido por otros muchos profesores de Eton. Esto no ocurrió, pero la publicidad surgida origina que muchos artistas y escritores, como George Meredith, William Morris, Edward Carpenter, Havelock Ellis, Lowes Dicknson y Bernard Shaw peregrinaran a las colinas de Surrey para visitar a Henry Salt.

            Animado por la publicidad, Salt empieza a escribir sobre vegetarianismo, derechos de los animales, naturismo y vidas de escritores olvidados e incomprendidos como Shelley, Thoreau, De Quincey y Melville. Si sus nombres son conocidos ahora, se debe en gran medida, a que Salt influyó en que sus libros se vendieran con rapidez y esto permitió que Henry y Kate pudieran vivir sin problemas.

            Salt y Shaw eran miembros de la Sociedad Shelley y ambos tenían una visión de Shelley muy diferente a la de los demás miembros que deliberadamente olvidaban los poemas de Shelley sobre los derechos de los trabajadores, el feminismo, el librepensamiento, los derechos de los animales y el vegetarianismo. Así, en un mitín en la Sociedad Shelley, cuando Shaw anunció a los otros miembros que “Como Shelley, yo soy socialista, ateo y vegetariano”, faltó poco para que Salt tuviera que impedir a uno de los miembros que le diera un golpe a Shaw por blasfemar la memoria del poeta. Sus estudios de Shelley llegaron a ser la base de una revaluación crítica a restituir a Shelley en la primera categoría de los poetas ingleses, y ayudó a ganar el reconocimiento de Shelley como el poeta-profeta de una nueva era de reforma social y dietética.

            Después de Shelley, Salt se interesó por David Thoreau y hasta que Salt escribiío su biografía, Thoreau era poco conocido en Inglaterra. Esta biografía, además de dar a conocer a Thoreau, contribuyó al derrumbamiento del Imperio británico ya que influyó en el pensamiento de uno de los líderes políticos más destacados de este siglo: Mahatma Gandhi. Es una ironía de la Historia que un profesor retirado de lenguas clásicas en Eton, cuyo padre había ayudado a subyugar ¿?????  A los hindúes bajo los británicos, influyera con uno de sus libros en el movimiento de auto-gobierno de la India, lo cual significa derrotar a los británicos. Sin embargo, esto fue exactamente lo que ocurrió.

            En 1886 publicó Plea for Vegetarianism, libro que tuvo gran influencia en Gandhi. Para Salt, el vegetarianismo era una obligación ética para lograr un mundo humanista donde el hombre viva en armonía con la naturaleza. Habló de los animales que habitualmente son torturados para deportes, para la ciencia y para la “mesa”. Para Salt la caza es una matanza cobarde que se practica como actividad deportiva y varonil, donde hay un “insaciable anhelo de sangre”.

            Otro libro de Henry Salt se titula Animals´ Rights. Este libro fue traducido al español en 1926, con destino a las Asociaciones Protectoras de Animales, y con el título Los Derechos de los Animales, y en él dice:

            1 - “La Anatomía Comparada ha demostrado que el hombre por su estructura, no es carnívoro sino frugívoro; la experiencia comprueba asimismo que la alimentación animal es completamente inútil para la conservación de la salud.”

            2 - “… Que aquellas personas que conocen a fondo los horrores que tienen lugar en los mataderos y a quienes consta  que se puede vivir sin comer carne, se contenten a pesar de esto con “el permiso de la sagrada escritura” (permiso y no mandato), otorgado en remotos tiempos y en circunstancias de vida por completo diferentes es una prueba palpable de la fuerza de la costumbre que llega a oscurecer la inteligencia, aun de las personas más compasivas bajo otros puntos de vista.”

            3 - “Las horribles y inútiles torturas que sufren los animales con pretexto de necesidades económicas y alimenticias, de deportes, de moda o de ciencia, están a la vista de todos los que tienen ojos para ver y corazón para sentir.”

            4 - “El dejarse guiar por sentimiento naturales de bondad es el camino más seguro para establecer un lazo de simpatía entre los hombres y los animales.”

¿Omnívoro o vegetariano?Padres de la IglesiaVegetarianismo en China, siglo XVIPitágorasPlutarcoCentenario vegetarianoShelleyAlcottBenthamBesantBossuetGaudíGrahamMicheletPopeHenry SaltBernard ShawSchopenhauerSimón RodríguezThoreauLeón TolstoiVoltaireGreenpeace y el vegetarianismoMédicos y vegetarianismo