El secreto del coltan

El coltan o coltán es abreviatura de columbita-tantalita que son dos minerales. La columbita es un mineral formado por óxidos de niobio (o columbio), hierro y manganeso y la tantalita es otro mineral formado por óxidos de tántalo, hierro y manganeso. En la naturaleza se suele encontrar una mezcla de la colmbita y de la tantalita al cual se le llama coltan o coltán.

El niobio y el tántalo son metales con propiedades físicas y químicas parecidas, motivo por el cual son difíciles de distinguir. El químico alemán Heinrich Rose en 1846 comprobó que los minerales de tántalo contienen un segundo elemento al cual nombró “niobio”.

La palabra tántalo procede de la mitología griega pues Tántalo fue hijo de Zeus y padre de Niobe, de aquí surgió el nombre del otro elemento: el niobio, pues Heinrich Rose, con buen criterio relaciona a estos dos metales como padre (tántalo) e hijo (niobio). Ambos elementos químicos son metales de transición y se encuentran en el grupo V de la tabla periódica.

            ¿Qué importancia tiene el coltan? ¿Para qué sirve? Y si es importante, ¿por qué se habla poco de él? ¿Es que no interesa hablar del coltan? ¿A quién no le interesa? ¿Qué se oculta en el coltan? Veamos algo de esto:

El tántalo es bastante inactivo y por esto no tiene tendencia a oxidarse, no reacciona con los ácidos y resiste la corrosión. Es duro, maleable, pesado, muy buen conductor de la electricidad, resistente al calor, buen capacitador, o sea que es capaz de almacenar carga eléctrica y liberarla cuando se necesita y por esto se usa en pilas de móviles. Tiene infinidad de usos como ordenadores portátiles, videojuegos, satélites artificiales, armas inteligentes, condensadores electrolíticos, móviles, televisores de plasma, videoconsolas,satélites artificiales, armas teledirigidas, PDAs, MP3, MP4, aleaciones especiales para la industria aeronáutica, instrumentos quirúrgicos y de implantes, etc. En promedio, cada casa tiene 5 aparatos eléctricos que contienen coltan. El tántalo ha pasado en los últimos años de ser un metal de escaso valor a ser de uso generalizado en la tecnología moderna, pero ¿abunda? ¿Dónde se encuentra? Si tan usado es ¿por qué los medios informativos no suelen hablar del tántalo?

El coltan escasea en La Tierra. Aproximadamente un 80 % se encuentra en el Congo, un 10 % en Brasil, un 5 % en Sierra Leona y otro 5 % en el resto del mundo. Se encuentra en la superficie de La Tierra, en yacimientos, no en minas, o sea,se extrae a cielo abierto y lo extraen niños y jóvenes congoleños en una situación que roza la esclavitud, cobran 10 dólares por kilo de coltan y los intermediarios lo venden a 300. Trabajan sin ninguna protección al aire libre o en pequeñas cuevas que con frecuencia se caen y mata a quienes están dentro. Se calcula que cada kilo de coltan cuesta la vida a dos trabajadores congoleños. Además el coltan se encuentra en medio de otros minerales como el uranio, el torio y el radio que emiten radioactividad que absorben estos trabajadores.

Las fábricas de armas deben venderlas y quienes más las necesitan son quienes están en guerra. Europa ya ha tenido dos guerras mundiales y los europeos no quieren más guerras. América solo ha tenido dos guerras: una civil en Estados Unidos y otra de este país contra México. Por lo tanto Asia y África son los continentes donde interesa que haya guerras, pero las armas hay que pagarlas, si un país es pobre, no podrá pagar armas y por lo tanto vivirá pobre pero sin guerra, en cambio si un país tiene minerales valiosos, su venta producirá dinero y podrá pagar las armas, luego interesa que en ese país haya guerra y aquí aparece el coltan y el Congo que tiene las mayores reservas del mundo de este mineral, por lo tanto se dan las circunstancias idóneas para que en este país haya guerra, por supuesto mientras haya coltan y otras materias primas de valor habrá guerra y cuando ellas desaparezcan, también desaparecerá la guerra.

El Congo está parcialmente invadido por militares de los países vecinos de Ruanda y Uganda, y han invadido militarmente para controlar y comercializar el coltan y también diamantes, uranio, petróleo, diamantes y piedras preciosas. La guerra empezó el 2 de agosto de 1998 e interesa a comerciantes del coltan, a militares y a países occidentales que les venden armas pues los aviones salen de Ruanda y Uganda cargados de coltan y regresan cargados de armas. Hasta ahora esta guerra ha originado cinco millones y medio de muertos y por lo tanto es la guerra con más muertos después de la Segunda Guerra Mundial.

En esta situación de conflicto, monseñor Christophe Munzihirws, arzobispo de Bukavu, fue asesinado, al parecer por denunciar que temía que el Congo fuese dividido.

Leonardo de Vinci (1452-1519) profetizó lo que ahora ocurre con el coltan y que puede extenderse a otras materias primas:

“Se verán sobre la tierra seres que siempre están luchando unos contra otros con grandes pérdidas y frecuentes muertes en ambos bandos. Su malicia no tendrá límite. Con su fortaleza corporal derribarán los árboles de las selvas inmensas del mundo. Cuando se sientan hartos de alimentos, su acción de gracias consistirá en repartir muerte, la aflicción, el sufrimiento, el terror y el destierro a toda criatura viviente. Su ilimitado orgullo les llevará a desear encumbrarse hasta el cielo, pero el excesivo peso de sus miembros les mantendrá aquí abajo. Nada de lo que existe sobre la tierra, debajo de ella o en las aguas quedará sin ser perseguido, molestado y estropeado, y lo que existe en un país será traspasado a otro. Sus cuerpos se convertirán en tumbas de todos los seres que ellos mismo han matado.”

“Los metales saldrán de oscuras lóbregas cavernas y pondrán a la raza humana en un estado de gran ansiedad, peligro y confusión…¡Qué monstruosidad! ¡Cuánto mejor sería para los hombres que los metales volvieran a sus cavernas! Con ellos, las inmensas selvas serán arrasadas de sus árboles y por causa perderán la vida infinidad de animales.”

La revista Mundo Negro es una de las pocas revistas que informa sobre lo que ocurre en África y en mayo de 2002 publicó:

“¿Por qué se combate y qué intereses juegan enelCongo? La explicación de la interminable guerra civil en la República Democrática del Congo que comenzó el 2 de agosto de 1998 tiene un sólo nombre: coltan. Este material ha despertado la codicia de los países vecinos y distintas facciones armadas han intentado tomar el control sobre su explotación. Ruanda en primer lugar, que tiene de hecho ocupada la región congoleña de Kivu, junto con Uganda, que controla a su vez buena parte del noroeste congoleño. El dinero que se obtiene de la venta del mineral financia las guerrillas.

El ejército ruandés, con el pretexto de proteger a la población tutsi del Congo, invadió el país en 1998. En 1999, un acuerdo lo dividió en dos zonas, una controlada por el gobierno de Kinshasa y otra en manos de grupos ligados a Ruanda.

Tanto Ruanda como Uganda han establecido alianzas comerciales de carácter estratégico y militar con las principales economías de occidente para traficar y procesar minerales del Congo.

El ejército ruandés, por ejemplo, transporta el coltan hasta su país, donde se trata y purifica en la Somirwa (Sociedad Minera de Ruanda), antes de ser exportado. Y desde ahí, lo envía para Europa. Su destino serán las potencias de occidente, principalmente Estados Unidos, Alemania, Holanda, Bélgica y Kazajstán, que también entra en el juego.

En algunas zonas se han cancelado licencias para la explotación del coltan anteriormente concedidas a compañías norteamericanas, y se ha instituido el monopolio de la Sociedad Minera de los Grandes Lagos (Somigl), que es una sociedad integrada por Africom (belga), Prometo (ruandesa) y Congecom (Surafricana).

La ambición por el dominio del mercado del coltan también ha dividido a la propia sociedad congoleña: gobierno y guerrilla obtienen financiación de la comercialización legal o ilegal de este material. Ninguna de las partes está dispuesta a ceder ni un solo centímetro de terreno.

Por ejemplo, Somigl entrega al movimiento rebelde RCD (Reagrupación Congoleña para la Democracia) 10 dólares por cada kilo de coltan, y lo revende a 300 dólares o más en Londres. Uno de sus mejores clientes es la compañía alemana Starck (subsidiaria del monopólio químico-farmacéutico Bayer), que produce el 50 % del tántalo en polvo del mundo.

Pero además es éste un espacio plagado de contrabandistas, porque la mayor cantidad del coltan sale de África de contrabando, aunque sus ganancias no vuelven como beneficio para el pueblo africano, sino en armas para los grupos rebeldes, que mantienen enmascarada la situación de inestabilidad en la región.

A través de los aeropuertos de Entebbe (Uganda) y Kigali (Ruanda), compañías aéreas como la belga Sabena se llevan el mineral y los aviones regresan con cargamentos de armas a cambio.

Las principales potencias imperialistas tampoco quieren conceder tregua alguna. Ni siquiera las más pequeñas, simples intermediarias en el tráfico y en el procesamiento de los metales, como Bélgica y Holanda. Menos aún Alemania o Estados Unidos, los principales compradores de los metales tratados. Por eso el coltan vale más que el oro.

No son pocas tampoco las empresas trasnacionales que se nutren de las variadas derivaciones del coltan: Alcatel, Compaq, Dell, Ericsson, HP, IBM, Lucent, Motorola, Nokia, Siemens utilizan condensadores y otros componentes con tántalo, metal derivado del tratamiento de la tantalita. Pero hay muchas más compañías que fabrican componentes y desde 10 años de disputan ‘el tesoro’: AMD, AVX, Epcos, Hitachi, Intel, Kemet, Nec… según datos del Comité de Solidaridad con África Negra, con sede en Madrid. A las que habría que sumar Sony, Bayer, Motorota, o IBM, a través de aliados autóctonos.

Según Wikipedia, el austriaco Klaus Werner es uno de los pocos periodistas que ha documentado los vínculos entre compañías multinacionales y el tráfico ilegal de coltan.

Sin embargo, la guerra que ha empobrecido hasta la miseria a un país que tal vez sea de los más ricos del mundo en recursos naturales (porque Congo (ex-Zaire) no sólo guarda las mayores reservas de coltan del planeta, sino que es rico en oro, uranio, petróleo, diamantes y piedras preciosas) ha tenido también lúcidos críticos. Como el obispo congoleño Jean Anatole Kalala Kaseba, quien realizó estas declaraciones para la revista Mundo Negro:

“Los que han creado esta situación pueden ponerle fin, especialmente los americanos. La ONU está allí, incluso en mi diócesis. Son observadores, pero ¿qué es ser observador? Tienen un programa que no quieren decirnos. Aseguraron que venían para ponerse entre los beligerantes, pero vienen a confirmar la partición del país”, que facilitaría el dominio imperialista del territorio.

“Tenemos razones para creer que (los soldados de la ONU) han sido enviados por las multinacionales”, ha advertido el prelado católico, quien también añade. “La ONU quiere que fracase el diálogo intercongoleño para dirigir el país como un protectorado. Creo que la ONU está hoy al servicio de una gran potencia y hace lo que ella quiere”.

Wikipedia dice sobre el coltan:

“Durante los años transcurridos hasta hoy han disputado la guerra dos bandos: de un lado Ruanda, Uganda y Burundi, apoyados por EEUU y los créditos del FMI y elBanco Mundial, y del otro lado AngolaNamibiaZimbabueChad y las milicias hutu y Mai Mai.”

Eduardo Luque Guerrero publicó en www.mundoobrero.esdel 31 de diciembre de 2008:

Según las Naciones Unidas y la organización Human Right Watch, el Ejército Patriótico Ruandés (guerrilla levantada en armas y opuesta al gobierno) es la responsable de la explotación de los yacimientos de aluvión del este del país utilizando fuerza laboral esclava, entre ellos miles de niños. Los grandes destinatarios de este tráfico son EEUU, Alemania, Holanda, Bélgica y Kazajistán.

¿Se ha establecido alguna medida de presión sobre Ruanda y Uganda para que cese la ocupación? Todo lo contrario, muchos países occidentales siguieron ayudando a Uganda y Ruanda tanto militarmente como a través de cuantiosas ‘ayudas al desarrollo’. Por ejemplo, la agencia de ayuda británica (DFID) anunció en septiembre del año 2000 un préstamo de 95 millones de dólares sobre un periodo de tres años para ayudar al Gobierno ruandés. Ruanda y Uganda no sólo se beneficiaron durante el periodo de guerra de la ayuda de los países donantes, sino que parte de sus deudas externas fue cancelada y además fueron considerados como modelos de desarrollo económico.

¿Qué papel tiene EEUU en la guerra? EEUU ha condenado el no reconocimiento por parte de la oposición de las elecciones congoleñas, así como el llamamiento del general Laurent Nkunda a derrocar al gobierno electo.

Sin embargo, al mismo tiempo, ha estado proporcionando armas y entrenamiento a los soldados ruandeses (que recordemos apoyan a la oposición rebelde). En concreto, además de la venta de armas, en el año 2007 destinó 7,2 millones de dolares del programa de defensa de EEUU y 260.000 dólares del programa internacional Militar y de Educación. Casualmente, una de las empresas con intereses en la zona es American Mineral Fieldsempresa en la que George Bush padre tiene importantes intereses.

Recientemente, la ONG sudafricana South Africa Resource Watch ha públicado una lista de empresas supuestamente implicadas en el comercio ilegal del coltán. Entre ellas podemos observar varias empresas estadounidenses.

¿Sólo las empresas de EEUU están implicadas en el comercio ilegal del coltán? No, en la lista proporcionada por la ONG sudafricana podemos encontrar sociedades de otras nacionalidades. En concreto las sociedades que cita dicha ONG son de los siguientes países: EEUU, Israel, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, China, Uganda, Suiza, Malasia, Kazajistán, Ruanda, Saint Kitts (en las Antillas)

Sin embargo, además de que en dicha lista no están todas las sociedades que operan en el Congo, hay que tener en cuenta que algunas de estas sociedades, especialmente las que residen en países con una gran opacidad como los africanos, Malasia, Kazajistan, Saint Kitts, Suiza... pueden ser filiales de otras más grandes y más conocidas.

Así por ejemplo H.C. Stark fue filial de Bayer hasta el año 2007. Esta nota de prensa en parte confirma lo que los autores Klaus Werner y Hans Weiss ya mencionaban en su “Libro negro de las marcas” publicado en el año 2004 sobre la participación de Bayer en el mercado del coltán. Transcribo unas declaraciones de Klaus Werner en una entrevista escuchada en radiocable.com (que recomiendo encarecidamente oír), las cuales creo que son reveladoras:

“Pregunté a Bayer, de donde venía su tántalo. Me dijeron que no provenía del Congo. Pero me hice pasar por un traficante ilegal de Tántalo y les escribí unos correos electrónicos, proponiéndoles una venta de 40 toneladas de tántalo… Ellos aceptaron. Después hablé con varios traficantes de materia prima y me dijeron que estaban vendiendo a Bayer desde hace muchos años”.

De esta guerra y de su origen, o sea, el coltan, interesa que los ciudadanos occidentales con conciencia no protesten y la mejor forma de lograrlo es que no se enteren y por esto la guerra del Congo y el coltan son temas tabús en los principales medios informativos y así han logrado que ni siquiera muchos informáticos, que trabajan con ordenadores, saben lo que es el coltan. Los medios informativos se ocupan de entretener a los ciudadanos occidentales con abundante información deportiva y con la vida privada de los famosos, de esta forma lo que ocurre en el Congo con el coltan no es una vergüenza, es un desconocimiento, así están tranquilos las empresas de armas y las que usan el tántalo y los gobiernos que permiten, e incluso apoyan, estas fechorías y cada cuatro o cinco años les piden a los ciudadanos su voto para seguir permitiendo la exportación de armas y que cada kilo de coltan le cueste la vida a dos niños congoleños con la colaboración de empresarios y políticos, o sea, quieren, y consiguen, que los ciudadanos compren móviles para beneficio de las empresas y acudan a las votaciones electorales para apoyar a los políticos que alimentan las guerras con la exportación de armas.

Pese a este tabú informativo, han hablado del coltan la revista Mundo Negro, ya mencionada, el periodista austriaco Claus Werner y el escritor y periodista español Alberto Vásquez Figueroa. Además, el 27 de mayo de 2012, la Cadena Cuatro en el programa semanal Cuarto Milenio su reportero, Santiago Camacho a la pregunta de Iker Jimenez de “¿Por qué sabíamos tan poco del coltán?”, contestó:

“Cuando gracias a ti y a través del libro de Alberto, averigüe la existencia del coltan y su tremenda importancia… empecé a indagar en por qué no lo sabía yo, por qué no lo sabías tu y por qué no lo sabía la mayor parte de nuestros telespectadores y descubrí una cosa, dicho así    es una acusación muy grave pero puedo reafirmarme en ella y es que en muchas empresas de alta tecnología o de equipamientos aeronáuticos etc. etc que tienen abultadísimas cuentas publicitarias en los medios de comunicación en determinadas ocasiones han hecho presión para que las historias sobre el coltán…. con el abuso de menores, con la sangre que se vierte en la guerra del Congo y en general en toda la zona del conflicto no aparecieran en los medios…. Estamos hablando de acusaciones muy importantes y esa acusación está ahí, está en internet, está en los medios y tiene fundamento, así que si que ha habido una mano negra que ha intentado sustraernos a todos la historia del coltán y de su importancia en el mundo.”

Y el escritor y periodista Alberto Vázquez Figueroa dice:           

“Por supuesto, determinadas multinacionales no están interesadas en que este conflicto derivado de la extracción del mineral aparezca en los medios de comunicación, y estos últimos, a su vez, se ven condicionados por el temor a perder ingresos publicitarios, como el caso de Nokia. Pero el problema verdaderamente acuciante a nivel económico será pronto el de la escasez de este mineral, pues si el precio de ese mineral sube, afectaría a todos los aparatos que todos consideramos ya imprescindibles en nuestra vida cotidiana: un verdadero colapso de las 

Leche de sojaAgua en CanariasTelefonía móvilDos teorías sobre el origen del petróleoIsabel Carrasco y MaquiaveloEl secreto del coltanEntrevistaEdad dorada y kaliyugaHombres de edad dorada y de kaliyugaAhimsa y jainismoHistoria de las vacunasDifteria, Medios Informativos y MagnesioJean Palaiseul, La medicina encadenadaBACH