Entrevista

Entrevista al autor de

El Quijote de los Animales

Luís Vallejo.

Mucho se ha escrito en todo el mundo en múltiples versiones de “El Quijote” y de su mensaje político, social o moralizador, desde que Miguel de Cervantes publicara la primera parte de las aventuras y desventuras de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha en 1605, sin embargo, cuatro siglos después, en “El Quijote de los Animales”, su autor Luís Vallejo, cuenta las aventuras y vivencias de un Quijote diferente, cuyos aspectos críticos y satíricos van mucho más allá del relato original sobre un noble caballero dedicado a “favorecer a los necesitados de favor”, al mostrarse preocupado por el sufrimiento de los animales y sus consecuencias éticas, sociales y medioambientales. A través de “El Quijote de los Animales” el autor nos transmite un mensaje urgente y muy real que cuestiona todos los valores y conceptos que la sociedad de consumo asume como válidos e inalterables, y nos revela las profundas incoherencias y carencias de nuestras costumbres, nuestros hábitos alimenticios y la falta de ética de los criterios morales o religiosos predominantes que no se guían por los principios de la no violencia.

En las siguientes líneas el autor nos explica las razones que le motivaron a escribir “El Quijote de los Animales” basándose en la práctica del ahimsa o la no violencia y el respeto hacia los animales, como principios fundamentales de una ética vegetariana universal.

¿Cómo tuviste la idea de escribir “El Quijote de los Animales”?

Surgió pensando en “El Quijote” de Cervantes, un hombre que defiende a las viudas y socorre a las doncellas guiado por una locura idealista que no le impide expresarse con sabiduría y sensatez. Esto me inspiró a escribir sobre otro Quijote a quien su locura e idealismo le llevara a defender a los animales con igual sensatez, siguiendo las mismas palabras y mensajes transmitidos a través de los siglos por grandes personajes como Plutarco, Shelley, Tolstoi, Edison y muchos otros genios de la humanidad que han promulgado el respeto por los animales y condenado la crueldad del consumo de carne.

Pensé que si podía desarrollar esta idea en un pequeño libro de unas cien páginas merecería la pena publicarlo, sin embargo, “El Quijote de los Animales” ha llegado a las 470 páginas. Por supuesto que la lectura de “El Quijote” de Cervantes me fue muy provechosa ya que la quema de libros de caballería me inspiró a escribir un capítulo sobre la quema de libros vegetarianos.

¿Qué otros libros has escrito y que te motivó a escribirlos?

Primero escribí “La Curación del Cáncer por la limpieza del Intestino Grueso”, por un deseo personal de explicar que el cáncer en concreto y la enfermedad en general surgen debido a la suciedad acumulada en el intestino grueso, después mi interés en desenmascarar a las mafias de las multinacionales farmacéuticas me motivó a escribir “El Cáncer y los Intereses Creados”, y también expliqué los factores positivos y negativos que actúan sobre la salud en general y en particular sobre el funcionamiento del cerebro en “Alimentación y Éxito Escolar”.

¿A qué género literario pertenece “El Quijote de los Animales”?

Considero que es una novela vegetariana; tal vez la primera que se haya escrito, y mi intención ha sido atraer a dos tipos de lectores: a los vegetarianos, y a los lectores de novelas que desconocen todo sobre el vegetarianismo y quizá no les interese el tema, aunque confío poder sorprenderles e introducirles sutilmente de este modo en el vegetarianismo.

¿Cuál es la opción dietética que practicas y recomiendas?

Soy vegano pero creo que la opción más sana es la alimentación crudivegana, aunque a mi y a muchas personas nos resulte muy difícil renunciar del todo a los alimentos cocinados.

¿Eres optimista en cuanto a las posibilidades que tiene una persona de descubrir el vegetarianismo y hacerse vegetariana?

Soy optimista si una persona tiene posibilidades de contactar con el vegetarianismo. Afortunadamente en los países desarrollados, a pesar de no contar con mucha ayuda económica para su expansión, el vegetarianismo se hace cada día más popular y crece y cada día se valoran mejor las ventajas éticas, dietéticas y ecológicas del vegetarianismo.

¿Qué crees que haría falta hacer para divulgar más el vegetarianismo?

Mucho dinero y buena organización para contrarrestar las falacias de los grupos de presión que defienden los intereses creados, porque con las mentiras que difunden confunden impunemente a muchos consumidores.

¿Te consideras un hombre feliz?

Sí, porque me gusta escribir y dedico mucho tiempo a ello. Para mí cada lector es un juez y he tenido la suerte de que mis jueces son muy benévolos .

¿Está ya terminada la traducción inglesa de “El Quijote de los Animales” que has estado preparando?

Sí, ya esta preparada la versión en inglés y ahora estoy buscando una editorial inglesa que pueda publicarla.

Mi correo electrónico de contacto es: Luís Vallejo <pasiflora91@yahoo.es>.

¿Porqué crees que la gente se come a los animales?

Del mismo modo que nos enseñan a hablar desde niños, a ir a misa, a aceptar las vacunas o a pensar que los medicamentos curan, nos enseñan que los cadáveres de animales son alimentos, pero al mismo tiempo que nos enseñan a respetar al prójimo nos hacen cómplices de la crueldad y la matanza de animales, un comportamiento contradictorio considerado normal que, sin embargo, define nuestra sociedad como una extraña mezcla de civilización y barbarie.

¿Eres optimista ante el futuro de la humanidad?

El hecho de seguir vivos a pesar de la proliferación nuclear, las radiaciones y los insecticidas, es una prueba de la capacidad de adaptación de la vida en nuestro planeta a las condiciones ambientales más adversas. Sin embargo, para reencontrar nuestro equilibrio biológico y espiritual debemos pasar de la fase del kaliyuga, en la que nos encontramos, a la edad dorada.

¿Cómo definirías el Kaliyuga?

En el capítulo 11 de la primera parte de “El Quijote”, Cervantes habla de la edad dorada y la edad de hierro o el kaliyuga, la edad que estamos viviendo, cuya característica es el caos generalizado en la alimentación, la medicina alópata, la política, la economía, la sociedad, las religiones, el clima, la naturaleza e incluso la manipulación genética. Sobre estas dos edades, como vegetariano sé que en la edad dorada los seres humanos fueron vegetarianos, y la misión de El Quijote de los Animales es conducir a la humanidad del kaliyuga a la edad dorada. El primer paso en esta dirección es practicar el ahimsa y no causar daño a los animales. Por supuesto que en el libro hablo en un capítulo sobre el jainismo, que es la única religión que practica el ahimsa y siento por ella un gran afecto, aunque no estoy de acuerdo con el consumo de productos lácteos.

 

Leche de sojaAgua en CanariasTelefonía móvilDos teorías sobre el origen del petróleoIsabel Carrasco y MaquiaveloEl secreto del coltanEntrevistaEdad dorada y kaliyugaHombres de edad dorada y de kaliyugaAhimsa y jainismoHistoria de las vacunasDifteria, Medios Informativos y MagnesioJean Palaiseul, La medicina encadenadaBACH